Black Rebel Motorcycle Club - Wrong Creatures (Vagrant, 2018)


No sé si realmente alguien se llegó a creer la patraña de principios de milenio con aquello de los grupos que nos iban a salvar el rock (The White Stripes, The Strokes, Black Rebel Motorcycle Club...etc, principalmente y entre algunos otros.). Artimaña que vimos venir de lejos quienes llevamos tiempo buceando en el rock, no nos iban a tomar el pelo claro! y más después de los 90.

Así que dejado claro el tema que, efectivamente, no son ningunos salvadores del rock de su generación (el rock siempre estuvo perdido) sí que en mi humilde parecer recuperaron las virtudes del rock noise y el oscuro post-punk en su versión más adictiva para las jóvenes generaciones rockeras de los dosmiles que posiblemente no conocían como nosotros a The Jesus & Mary Chain, y para mí reverenciar con gusto a grupos hoy por hoy a considerar de culto y no tan conocidos (para las jóvenes generaciones, matizo) siempre tuvo su punto a favor desde que hace ya unos cuantos años me los descubriera la muy recomendable (y erótica) película '9 Songs' de Michael Winterbottom.

Beat The Devil's Tattoo no me desagradó, un buen disco. Sin embargo no fue hasta su anterior Specter at the Feast que volví a prestarles atención, pués a mi entender volvían a un gran nivel con unas canciones fuertemente influenciadas por la pérdida de Michael Been (The Call), productor y mentor del grupo además de padre de uno de sus componentes, hecho que les dió un empuje y una intensidad que hacía discos que no transmitían. Ahora sin dejar el tono sombrío, Wrong Criatures viene a ser el contrapunto que habla cara a cara a la muerte casi en un tono entre desafiante y socarrón.

Por suerte estos californianos con aspiraciones británicas siempre ofrecen unos cuantos aciertos en sus discos, de primeras tanto Spook y King Of Bones, como la más guitarrera Little Thing Gone Wild  son marca de la casa, podrían haber pertenecido a su celebrado debut por sus señas de identidad reconocibles a la legua, bajo distorsionado, batería de ritmo casi marcial y guitarra de riffs directos y simples, tonadas que vienen a representar sus estándares habituales de rock noise estilizado, en contraste con otras canciones de cadencias más suaves y que me parecen el valor añadido de estas 'maliciosas criaturas'. Por ejemplo Haunt está más cerca de su disco blues-gospel Howl, y válgame la comparativa pero Peter Hayes me recuerda barbaridades a Wayne Hussey (The Mission) en su interpretación, un parecido que celebro y que junto con Echo que es una especie de cruce dream-pop con post-punk, las considero el epicentro del disco y de los pasajes más inspirados. Question Of Faith regurgita blues pantanoso añadiendo detalles psicodélicos con su habitual minimalismo que los emparenta directamente con algunas de las luminarias de los 80. A destacar una acertada producción que añade capas sónicas que hacen funcionar a las mil maravillas la tonada gótica de ambiente noise Calling Them All Away. Circus From The Start es otra de mis favoritas y la que aporta un punto más freak gracias a un teclado carnavalesco que me recuerda levemente a los Doors. Cierran el disco con otro de los momentos más inspirados, All Rise es una balada cimentada sobre piano de cola y que a través del crescendo y la intensidad ruidista adquiere un tinte épico con, además, una sentida y a remarcar interpretación vocal.

Nada nuevo bajo el sol, podría decir y sin embargo como decía, desde su anterior disco los BRMC parecen haber renovado sus votos de post-punk estilizado sabedores de unas virtudes y unas limitaciones que dosifican con mayor eficiencia, esta vez dejando más espacio a cadencias suaves y sugerentes, más detallistas, ayudados por una producción acertada y como no, unas cuantas buenas canciones. No hagáis caso de las críticas tibias sobretodo si alguna vez te gustaron pués este es un disco muy muy disfrutable. Adictiva oscuridad de estas nuevas criaturas maliciosas.


Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Convencido. Ya estoy tardando en apuntarlo y pedirlo, además será mi bautismo discográfico con la banda californiana.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar