Doctor Divago - Complejo Alquería Frailes 13 (Bonavena Música, 2018)

Complejo Alquería Frailes 13 es el nuevo disco de Doctor Divago, título que homenajéa al local de ensayos que los ha visto crecer musicalmente, nueva entrega de canciones originales desde que lanzaran Imperio hace cinco años, con el recopilatorio Especial de la casa de por medias, celebrado autohomenaje a su amplio repertorio que venía acompañado de un necesario documental que arrojó luz en voz de algunos de los mejores críticos y músicos de este país sobre el misterio de su poco reconocimiento. Por suerte la recopilación de turno no supone un alto en el camino, Doctor Divago continúa con pie firme entregando una colección de canciones que encaja a la perfección con su ya característico rock que actualiza a los pioneros patrios, creando además un discurso propio que ha sobrevivido en paralelo y al margen de todas las vacuas tendencias habidas y por haber.

No se trata ni mucho menos de dilucidar si este disco iba o no a mantener el tipo frente a su ya amplia trayectoria, el tiempo dirá y disfrutar del ahora nos toca. Tengo asumido que su supervivencia después de tanto tiempo y a los niveles de calidad que atesoran a cada paso son en si mismo un milagro. Recorrido discográfico que independientemente de la producción o arreglos elegidos han dejado un rastro indeleble a razón de unas cuantas canciones por disco a tildar de joyas atemporales marca de la casa, al menos en este disco yo ya tengo mis favoritas que sé que aguantarán el paso del tiempo.


Aún queda vino es la consigna perfecta después de habernos deleitado con un especial de la casa, recogido los restos del banquete, este rock trotón y guitarrero deshace incógnitas, si es que las había, sobre su perdurabilidad, en la despensa aún quedan botellas y botellas de buen vino. Las letras de Manolo Bertrán se manejan en un tono confesional de manera brillante en canciones como El gemelo malvado, su ya particular geografía dibujada a base de recuerdos y rasgos costumbristas de su Valencia, el rastro, Nino Bravo en la arenosa  El viaje largo, rockera, enérgica y además con cierto desencanto se muestra Sonámbulo, y sin perder tensión y rigor hacen su discurso protesta en Al cuarto día, una visión necesariamente despolitizada al tiempo que mordaz y concreta sobre gran parte del problema que arrastramos en la sociedad actual, el dinero. Mirada nostálgica al pasado que recorre todo el disco cristalizando en Mi querido amigo, y entre mis favoritas algunas de las sucesiones de versos más perfectas de su discografía, Los pies en la tierra y Todos los cielos son la misma vida.

Si tuviera que remarcar algún rasgo característico que acompañara a este disco en mi manera de clasificar mentalmente Complejo Alquería Frailes 13, diría que además de su ya marcado ímpetu de persistencia y supervivencia existencial tanto como grupo como en la particular forma de entender el mundo de su líder y letrista, recorre todo el disco un deseo por equilibrar y conciliar el pasado con el presente, unas veces con nostalgia y otras con cierto desencanto, significativa es en ese aspecto la referencia a una canción lejana de la propia banda, 'Al revés' de su disco 'El cuarto trastero', también están los recuerdos guardados con cariño a orillas del Mediterráneo y los viejos amigos que se fueron. En lo musical, sus guitarras, la armónica, sus giros melódicos y el característico fraséo de Manolo Bertrán nos retrotraerán a otras canciones de su ya dilatada discografía, un carisma inalterable que se convierte en su mejor aliado pués a coherencia artística pocos les ganan, y eso es algo que me resulta encomiable teniendo en cuenta que mantienen el interés y el nivel, y que lo hacen en una actualidad musical en el cuál los cambios de rumbo artísticos suelen ser la coartada utilizada habitualmente para mayor gloria de la globalizada promoción, no es su caso por suerte, y no les hace falta. Y a cada escucha tengo cada vez más claro que este título además de un homenaje a su hogar creativo responde también a un sonido que aún sumando detalles de cello, órgano e incluso trompa en sus arreglos, siempre perfecto Dani Cardona en la producción, el sexto Divago, no renuncian a su vocación de grupo de rock de guitarras nacida para el directo. Perfecto tándem el que forman las letras de Bertrán y los arreglos de la banda completada por Antonio Chumillas “Chumi”, Asensio Ros “Wally”, David Vie y Edu Cerdá, la agrupación más estable que ha tenido la banda hasta la fecha. Todos se muestran en un estado de forma excelente y se traen bajo el brazo un buen repertorio para sumar a la que podría ser una nueva juventud encima de los escenarios.

Empieza bien esta año pués tenía muchas ganas de tener entre manos un nuevo disco de Doctor Divago y la espera ha valido la pena pués pocos como ellos saben hacer canciones que se adhieren a mi propio lenguaje vital como si esas pequeñas batallas que cantan, las ganadas y las perdidas, fueran propias. Y esa es sin lugar a dudas una de las grandes bazas que la banda de la capital del Turia posee para que les tenga en un pedestal independientemente de su repercusión, reconocimiento y trayectoría. Sí, aún queda vino, brindemos por Doctor Divago.

Estrenamos su nuevo videoclip: Aún queda vino


Presentación de Complejo Alquería Frailes 13 el 2 de marzo en Loco Club de Valencia.

Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. Trayectoria impecable, clase y buenas canciones. Yo creo que el tiempo dirá lo que algunos ya suponemos, que este es un gran disco, una vez más, de Doctor Divago.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. HSi, desde luego lo es, unas cuantas ya son favoritas de su repertorio. Abrazos

    ResponderEliminar