Courtney Barnett - Tell Me How You Really Feel (2018)


Poco se está hablando de Tell Me How You Really Feel si tenemos en cuenta que con su primer disco pareció que estaba salvando el mundo del rock independiente, y de repente nada, deja de estar presente en las reivindicaciones constantes, o al menos con el rigor y entusiasmo de hace un par de años. Y la verdad es que aún me estoy preguntando que habrá hecho mal Courtney Barnett en este disco porque curiosamente me está gustando tanto como el primero.

Admito que con el anterior nos hizo revivir cierta esperanza, como si algunas de las artistas míticas que adoramos tuvieran al fin un relevo generacional sólido a través de paisajes sonoros reconocibles. Y tal vez el experimento colaborativo con Kurt Vile (del que poco salvaría) haya dejado frío a más de uno, sin embargo en estas nuevas canciones Courtney Barnett se descubre mucho más sincera, menos obvia en cuanto a sus influencias, con mucho más carisma, con más aristas y rincones que descubrir.

Empezar con Hopefulessness no ofrece el gancho esperado, sin embargo no deja de ser un temazo como la copa de un pino que crece hasta su final corrosivo y disonante.  Da la sensación de estar en un punto difuso en City Looks Pretty, entre el entusiasmo de sus inicios y el desencanto, sin perder su frescura indie-rocker por la que se la aupó, presente a través de canciones como  Charity. Sincera y con un tono confesional Need a Little Time es una maravilla de canción y de las mejores de su repertorio que relata un momento quizás al impasse de dos estaciones.

Eso si, de necesitar un hit si es que hiciera falta, Nameless, Faceless es de las más adictivas del disco además de himno necesario desde el punto de vista de una mujer cantando a un estado patrialcal dominante, en esa misma linea la potente y guitarrera I’m Not Your Mother, I’m Not Your Bitch me parece brutal. También hay rupturas, y tonadas de reafirmación, Help Your Self, siempre desde una cotidianidad manifiesta y mucho más cercana, un gran disco de principio y hasta el cierre con la más relajada Sunday Roast, donde Courtney pone el acento en la importancia de los pequeños placeres diarios, y en la familia y la amistad como pilares a los que aferrarse.

Courtney Barnett canta desde una visceralidad que advierto más pura en este disco, y venga con la cadencia que venga hay que admirar su capacidad para hacer crecer las canciones llevándote como quien no quiere la cosa a una intensidad inusitada, y eso hace que su propuesta sea especial. Gran conocedora de los entresijos musicales del rock independiente de guitarras, comparada desde su inicios a mr.Malkmus por su estilo a la guitarra, una influencia muy presente que se deja empapar por otras de las vertientes del rock de las últimas décadas, desde su vena más grunge hasta la más pop, va encontrado su sitio y este disco me parece un magnífico siguiente escalón para ello. Catártico, visceral, variado, guitarrero, pop, perfecto para que se consolide como una de las artistas a tener en cuenta del rock actual. Tell Me How You Really Feel  parece el disco a la sombra de su fulgurante debut pese a ser tan bueno o quizás más. Muy recomendable.

Publicar un comentario

0 Comentarios