Courtney Marie Andrews - May Your Kindness Remain (2018)

Courtney Marie Andrews, country, americana, folk-rock, folk
Vamos a rememorar aquellos años 70 cuando una vocalista con muy buena voz, después de haber acompañado a la rockstar del momento en los coros firmaba un contrato con un gran sello y el productor de turno disponía de las mejores galas sonoras a la artista, con un repertorio formado mayormente por canciones escritas por otros y una banda con los mejores del género, y todos con un mismo fin: lograr registrar las mejores versiones de cada canción. Me vienen a la cabeza Emmylou Harris y Linda Rondstad.

La joven Courtney Marie Andrews ha hecho un disco desfasado ya desde su portada, fuera de onda y que casa muy bien con el párrafo anterior, sólo que las canciones son suyas y no estamos en los 70. Es su sexto disco. La verdad es que no tenía muy claro si darle mucha más cancha de la que he dado a este May Your Kindness Remain, tampoco estaba en mis planes ni tan siquiera reseñarla. Porque es verdad que a los pocos segundos te estás acordando de las influencias fundamentales y evidentes que arrastra, y dan ganas de recuperarlas claro. Me pasó algo similar con el disco de Ryley Walker hace unos años salvando las distancias estilísticas. Y sin querer, como quien no quiere la cosa y tal, y como me pasó con Walker, ha ido entrando en mi dieta musical siempre en las segundas opciones detrás de otras artistas más personales y carismáticas como Neko Case que este año también se ha lucido.

Es buena Courtney Marie, es muy buena, y ha hecho un disco que para nada se queda atrás cuando se escucha en ristra junto a las grandes, siempre y cuando dejemos de lado la repercusión e importancia en la historia de la música de tal o cuál artista. Su voz es prodigiosa desde estos derroteros del country clásico, acercándose desde una producción grandiosa y digna de la década dorada a otros géneros colindantes, folk, americana, incluso hay coros gospel. Destacan unos teclados que dan una gran amplitud y una profundidad casi litúrgica, casi de banda sonora, también unas guitarras que cuando aparecen dejan una huella hiriente y que a su vez la enlazan con el presente musical. Y no podía faltar una pedal que amarra las costuras con mucha clase. Esta chica lo tiene.

Courtney Marie AndrewsEntramos en la catedral a través de su órgano en la inicial May Your Kindness Remain, un canto visceral a las cosas que importan en la vida, su sensibilidad y su voz soprano y dulce, acompañada de un coro gospel, contrastan con una guitarra cortante, una canción que de primeras muestra todas las virtudes de este disco. Canciones de su puño y letra, historias cotidianas, This House, de amor sincero y de dolorosa ruptura como el baladón Lift the lonely from my heart que puede darte un ataque de dulce melancolía. También se atreve de manera brillante a hacer su crítica social con mucho tacto y sensibilidad, por ejemplo a la inmigración en Border, y denuncia la situación actual de su país y pone en entredicho el sueño americano, como resistirse a la más directa y a la guitarra de Two Cold Nights In Buffalo?, me acongoja sobremanera.

Courtney Marie cruza la fina línea que la separa del simple easy-listening resultón y bien hecho, que quede claro que no es un disco de simple pasteleo impersonator, sólo dadle a Kindness Of Strangers que fue el gancho que me hizo caer en las redes de este disco, incluso evoca las grandes canciones de Neil Young de su fastuoso Harvest, un temarral como la copa de un pino que debería estar en cualquier playlist anual que se precie. Pero ojo, detrás de esa imagen de joven dulce y sensible, I've Hurt Worse descubre una letrista mordaz dispuesta a romper los estereotipos más manidos en las historias de relaciones mujer/hombre. Despide este disco Long Road Back To You, crema absoluta, y me viene a la mente Richard Hawley y lo que el inglés pagaría por las composiciones de esta joven, pero por favor! ¿que les dan de comer por allá?!.

No sabría si deciros si es mejor que su anterior Honest Life (de portada plagio a Linda Ronstad) pués la única diferencia es el enfoque instrumental, en aquel más directo, aquí mucho más amplio y detallista. Lo que tengo claro es que para los amantes del género, para quienes gustan del country de etiqueta y de las interpretaciones sentidas y sinceras, la bonita y prodigiosa voz de Courtney Marie Andrews les descubrirá oro en este May Your Kindness Remain y unas cuantas canciones que le van a sobrecoger. Seguro que en otra época este disco hubiera vendido millones de copias copando las listas mainstream setenteras del momento. Hoy en día un disco como éste es una joya en un amplio mar de oferta musical, me alegra que forme parte de pequeños sellos como Fat Possum/Loose Music que cuida con esmero a todas las referencias en su nómina. Déjense arropar por esta delicatessen country.

Publicar un comentario

3 Comentarios

  1. Chals, este disco lo escucho y no sé qué me pasa. Me gusta pero lo veo...Llego aquí de nuevo y vuelvo a leer tu reseña de nuevo...y vuelvo a escucharlo y no sé...lo veo...muy muy que tiene gimmick que dicen los angloparlantes .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ja ja ja muy bueno eso de gimmick Joserra, he ido a buscarlo. Pués a ver, a mi me encanta, y esa portada invita a pensarlo y es que se mete en terrenos donde pocas han salido con la excelencia por bandera, es inevitable tener a Emmylou y a Linda y a Dolly protegiendo ese territorio. También te digo que en otros ámbitos del pop-rock también aceptamos algún que otro gimmick, ja ja ja me gusta ese término.
      Gracias Joserra, quizás tengas razón, el tiempo me lo aclarará.

      Eliminar
    2. Realmente a esta artista me gustaría mucho verla en directo defendiendo estas canciones.

      Eliminar