Yowler - Black Dog In My Path (2018)


...entre el Lo-fi, el Slow Core y algunos arranques noise, canciones íntimas y muy personales que relatan un momento muy determinado de su vida, de búsqueda de un lugar en el mundo, de aceptarse y levantar cabeza, tempos lentos cargados de tristeza y melancolía que consiguen arroparte y ser agradables a la escucha...

Todos los años se cuela algún que otro disco de un artista nada conocido, discos a primera vista pequeños e insignificantes pero que se adscriben a los paisajes musicales que tanto me tiran en época invernal, aquellos que invocan estados tristes pero que a su vez son capaces de arropar con sus tonadas en su exquisita desolación.

Ha sido por Hovvdy que ya pasó por aquí con su disco Cranberry (Reseña: https://bit.ly/2QHeubf) y por su discográfica Double Double Whammy de donde rescato este Black Dog In My Path de Yowler, el proyecto en solitario de Maryn Jones, más conocida en los estratos indies underground americanos por su participación en Saintseneca y por su muy recomendable y más popular grupo All Dogs con el que curiosamente debutó poco después de su primer disco como Yowler, The Offer. En este disco predominan las canciones sencillas y las cadencias suaves en contraposición a momentos más densos de guitarras más pesadas. Angel se sirve de acústica, piano y batería como la mejor declaración de intenciones pués es el tono por el que se desarrolla el disco, en esa línea Sorrow me parece preciosa y tal vez la mejor del lote, tal que Awkward y Petals otros de los momentos pausados de acústicas y poco más que me recuerdan a aquellos primeros discos de Cat Power. 

Sin embargo también podemos encontrar en este disco arranques eléctricos entre la densidad alternativa del grunge y el slowcore. Me encanta esta manera de romper la tranquilidad confesional con una guitarra cargada de fuzz en Holy Fire y me parece grandísima Where's My Light? que situraría como otro de los grandes momentos de este disco por su profundidad lírica y por su intensidad guitarrera. Con W.T.F.K. se sale del sentimiento predomiante apoyada de sinte y acercándose al pop, me recuerda por momentos al grupo Starfucker, incluso a algunos de los grupos ochenteros que se deslizaban ligeramente hacia el goth más comercial, tonada que podría perféctamente servir de hit si es que tal término no fuera ya un anacronismo en los tiempos que corren. El interludio musical de Holidays Reprise da protagonismo a la flauta y da paso a otra de mis canciones favoritas pués la introspectiva No se desarrolla en las mismas latitudes sonoras y líricas por las que Elliott Smith se sumergía en sus pensamientos más profundos. En la recta final se despide este disco con Grizzly Bear II y sus paisajes de rock independiente de guitarras agri-dulces y la delicada y sencilla Spirits & Sprites.  

Puede ser que el foco del rock independiente esté alumbrando hacia otros artistas como Car Seat Headrest, Courtney Barnett o Kurt Vile, por decir tres que además lo merecen de verdad, sin embargo no me quedaré sin recomendar este disco y aconsejar que habría que seguir la pista a cualquier proyecto donde esté implicada, ya sea con Yowler, con All Dogs o como quiera presentarse, porque si una cosa tengo clara es que para la joven Maryn Jones componer canciones es su bote salvavidas, pués se filtra por cada verso que lo suyo es auténtica necesidad y por tanto además de ponerlo todo, sus canciones están cargadas de verdad. 

Ahora con Black Dog In My Path reactiva su alter ego como Yowler mientras su grupo All Dogs se encuentra en un hiato indefinido. Un disco entre el Lo-fi, el Slow Core y algunos arranques noise, canciones íntimas y muy personales que relatan un momento muy determinado de su vida, de búsqueda de un lugar en el mundo, de aceptarse y levantar cabeza, tempos lentos cargados de tristeza y melancolía que consiguen arroparte y ser agradables a la escucha. Un disco favorito del año en curso.

https://yowler.bandcamp.com/

Publicar un comentario

0 Comentarios