Dropkick - Homeward (2014)

"hay melodías que te abrazan y guitarras por doquier, power-pop de muchos kilates con el deje country del que es imposible huir cuando estás rodeado de esos parajes tan verdes, y todo con la alegre melancolía de quien vive abrazando la lluvia constante."


Poca gente habrá que haya visto a Dropkick estos días en directo por nuestro país y no haya recomendado el grupo a familiares y amigos con ferviente emoción, todo el mundo coincide, los "son brutales en directo" van acompañados de los "son los Wilco escoceses". Finalmente después de su más directa recomendación al hilo de una conversación sobre los Teenage Fanclub, me decidí a buscar alguna de sus últimas referencias.
Y ah! sorpresa, una maravilla, y ojo, aquí también encontraréis la cadencia suave que tanto nos gusta de The Jayhawks y la dulce dejadez de los hermanos Pernice, con unas harmonías vocales que no sabes si recuerdan a los siempre recurrentes CSN&Y, o mejor a los hermanos Everly, en cualquier caso sus voces son gloria bendita. Y vale que este año anda cargado de buenas vibraciones a nivel musical, pero no os quedéis sin al menos pinchar alguna de sus canciones antes de desestimar su escucha, hay melodías que te abrazan y guitarras por doquier, power-pop de muchos kilates con el deje country del que es imposible huir cuando estás rodeado de esos parajes tan verdes, y todo con la alegre melancolía de quien vive abrazando la lluvia constante.

Para mi sorpresa esta banda lleva en activo más de una década, 2001 para ser exactos, o sea, no acaban de llegar, están rodados y se nota, la gente del lugar ya les apostilla como el secreto mejor guardado de tierras escocesas. Al frente los hermanos Andrew y Alastair Taylor, entre hermanos anda el juego, da la impresión de que están ahora mismo en un momento dulce, tienen un puñado de buenas canciones y empiezan a ser más conocidos. Su último disco Good Vibes Vol.1, es una colección de canciones de su primer periodo (2001-2008) regrabadas con más nervio por la formación actual, la más estable, se notan seguros y conscientes de un repertorio al que puede sacarse mucho jugo.


Hay muchas joyas en este disco que te llevan a pincharlas en autorreverse. Como el rascar de acústica, la hamonía vocal y la pedal steel trazando la linea en el horizonte de Come Home, puedes llegar a preguntarte si estos hermanos están en Escocia lluviosa o al sol de la media tarde en California, preciosa combinación en esta canción que irremediablemente nos llevará a CSN&Y pasando por los Teenage Fanclub, y su pasado es punk, pero fueron jóvenes que recibieron su epifanía americana escuchando Wilco y los Jayhawks, en When It Starts descubren con gracia el pastizal, un Sunken Treasure en pleno 2014, con su particular muralla destartalada intercalada con el pop acústico. Maravilla acústica en Some People, con la magia de la melodía familiar ya escuchada, pero que no cansa, la muy pernice Jump Start da protagonismo al órgano, sobresale también la guitarra y se marcan otra de media tarde. Perfecta la balada Butterfly con intro a piano y explosión de guitarra. Las hay también como Halway Round Again y Style, pop luminoso de cuando "indie" aun no era etiqueta común entre estilos. Y ojo con Rainbows que afianza su lado folkie y campestre con una harmónica dylan de pelos de punta que avanza con el órgano e intercala golpes secos de electricidad, Big Star jugando a ser The Band un día gris, y con It's My Life hacen lo mismo que los Fanclub con la música de Neil "Jung", delicia powerpopera mediante. Carry Me Home cierra este disco con una balada de auténtico gozo, pedal steel y esas harmonías tan dulces.

Once canciones hechas con mucho gusto, dominan las melodías y harmonías vocales, y yo que echaba de menos a los Wilco de Being There, pero también echo de menos un poco menos a los Teenage Fanclub con Homeward, aquí se halla ese equilibrio perfecto y navegan graciles con el timón de la pedal steel unas veces, otras órganos que acolchan los rincones, cuando no te derrotan con la harmónica y esas líneas de guitarra eléctrica tan Neil 'Jung'. Un disco diverso dentro de un universo propiamente power-pop, sin caer en la tristeza, luminoso y tan familiar como una de esas mantas de felpa a cuadros para cubrirte en invierno en el sofa los días de lluvia y frío, un disco especial.


Publicar un comentario

3 Comentarios

  1. Bueno pues quito el aleatorio y voy a Spotiffi a oírlo. Gracias Chals!

    ResponderEliminar
  2. son muy buenos pero creo que les falta un punitito de no se que para alcanzar a los wilco o teenage. Mas que recomendables

    ResponderEliminar
  3. Demasiado suaves pero no por ello exentos de calidad. Desde luego son una experiencia sonora más que interesante.

    ResponderEliminar