Josephine Foster - Faithful Fairy Harmony (2018)


...funciona como un compendio de todo lo que ha hecho hasta ahora. No dirá nada nuevo a sus asiduos seguidores, ni falta que nos hace. Un particular viaje hacia un mundo de fábulas y fantasía que Josephine ha creado y nos cuenta a través de sus pastorales y espirituales con muchos rincones maravillosos alejados del mundanal ruido. Como suele ser habitual no está hecho para todos los paladares...

Josephine Foster es una gran songwritter, una contadora de historias descomunal y una gran músico y portento, una artista que nunca ha sido lo suficientemente valorada, imprescindible si eres capaz de apreciar la belleza del folk sin adulterar y si por igual eres capaz de dejarte sorprender cuando te coja de la mano para destrozarte algún que otro prejuicio sobre el género, su trayectoria así lo atestigua ya sea con sus primeras demos caseras, con el grupo Born Heller, cantando en alemán canciones lieder del s.XIX o en castellano por Lorca. Para todo aquel neófito que quiera adentrarse un poco más recomiendo la lectura del especial que dediqué a la artista en 'Josephine Foster en 5 discos'.

Entiendo que su sentido de la música dista mucho de copar hoy por hoy ninguna lista anual, así que no busco reivindicar su labor artística desde el punto de vista de la repercusión, pués tengo claro que ni ella lo busca, ni creo que en estos términos nunca se dé porque sus discos por lo general no son para todos los públicos, requieren inmersión total y una huida consciente de la actualidad musical y la rapidez que conlleva.

En este disco Foster toca la guitarra, el piano, el órgano, el arpa y el autoharpa, acompañada por sus habituales con Victor Herrero a la cabeza y con arreglos para cello, pedal steel, armónica. Elegancia y clase no faltan. Southsayer Song con tal sólo voz y autoharpa nos introduce en su mundo onírico, una canción sencilla donde Foster aplica sus registros más agudos, una sencillez que continúa ayudada apenas sólo del piano en A Little Song, una preciosidad de más de séis minutos que va creciendo gracias al efecto de la guitarra de Herrero que nos lleva al clímax sonoro. Canciones que ayudan a situarnos con pequeños tesoros, excuetas y sencillas como Pearl In Oyster y Eternity, y a entender que las prisas aquí no son buenas consejeras, pequeñas joyas entre otras más trabajadas como The Virgin Of The Snow, la primera canción del disco a tildar de maravillosa, piano, acústica, harmónica y mandolina conforman esta tonada que perfectamente podría pertenecer al mejor de sus discos, en la misma línea otras como All Pales Next To You. Un folk el suyo que colinda con la cosmic american music guiadas por la pedal en por ejemplo Indian Burn y Challenger, country-rock lánguido de muy bella factura. En la recta final destacan I Was Glad de sonido Tin Pan Alley etéreo y campestre, la dulce y amable Sheperd Moon of Starry Height y Faithful Fairy Harmony introducida por un recitado de Josephine y que termina tocando la psicodelia.

Este doble LP es generoso en cuanto al número de canciones y funciona como un compendio de todo lo que ha hecho hasta ahora. No dirá nada nuevo a sus asiduos seguidores, ni falta que nos hace. Un particular viaje hacia un mundo de fábulas y fantasía que Josephine ha creado y nos cuenta a través de sus pastorales y espirituales con muchos rincones maravillosos alejados del mundanal ruido. Como suele ser habitual no está hecho para todos los paladares. No obstante lo recomiendo encarecidamente a todo aquel que guste de las sonoridades folk robadas a épocas pretéritas que tienen la atemporalidad marcada en cada verso. Delicatessen.

Publicar un comentario

0 Comentarios